15 de diciembre de 2017
  • Gastronomia.com España
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Ecuador
Síguenos en  
Suscríbete a nuestra Newsletter

18 de octubre de 2016
Valoración  52 (2)
Diez razones para consumir productos de cercanía
Ante los productos que viajan miles de kilómetros hasta llegar a los hogares está los productos de cercanía, también conocidos como de "kilómetro cero" o de "cadena corta" cuyas ventajas son muchas. Este tipo de producto no es sólo más fresco, sino también más nutritivo, está libre de químicos, entre otras cosas. Los mercados locales se han puesto de moda y mola dejarse ver por ellos, pero detrás de ellos y del consumo de estos productos hay mucho más. Por ese motivo hay diez razones por las que empezar a consumir productos de cercanía.
 
  1. El consumo de productos de cercanía ayuda a los negocios locales a subsistir. Crea puestos de trabajo en los centros de cultivo y granjas así como en los lugares de procesado, empaquetado y distribución.
  2. Fomenta la economía local. Todo euro gastado en productos locales es una inversión para la economía de la zona, pues se queda en ella, y se puede convertir en nuevos negocios, nuevos puestos de trabajo, etc.
  3. Se genera menos desperdicio de alimentos. Cuanto menos es la cadena de distribución, menos posibilidades hay de que los productos se deterioren en el proceso, se echen a perder y se tengan que tirar.
  4. El producto es más fresco y, por lo tanto, más nutritivo. Las frutas y verduras se acaban se acaba de recolectar, los pescados de arrastrar, etc. La cercanía permite reducir el tiempo de desplazamiento del centro de producción al de venta, donde los alimentos llegan en un estado óptimo.
  5. Conlleva menos tiempo de desplazamiento. Cuando el producto local se vende en la zona se evita el consumo de combustibles contaminantes del medio ambiente. Es un gesto que no sólo ahorra tiempo sino que es respetuoso con el planeta.
  6. La variedad de producto puede que sea más reducida, limitada por el clima y las condiciones del suelo, pero permite acceder y probar alimentos nuevos que no llegan a las grandes superficies.
  7. Es un imán para los curiosos y turistas, que consideran los mercados locales como una atracción. Las áreas de producción de alimentos se convierten en destinos turísticos y llevan dinero a la zona. El agro-turismo se convierte en motor de la economía local.
  8. Favorece a la reserva genética y al suelo. La comida local fomenta la diversificación de la agricultura local que conserva la diversidad genética y reduce la dependencia de los monocultivos (cultivos únicos que crecen en una amplia zona en detrimento de los suelos).
  9. Los campos y espacios de cultivo bien explotados y en funcionamiento alejan el desarrollo urbanístico de la zona. La demanda de producto local contribuye a mantener las zonas verdes y el suelo rural como tal, en la mayoría de casos.
  10. Fomenta el concepto de "comunidad" y el sentimiento de pertenencia a la misma. Los consumidores conocen a los agricultores, ganaderos y productores en general de su región y crean lazos entre ellos. Surgen las colmenas que unen personas a través de sus afinidades y se refuerza el sentimiento de pertenencia.
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 
Para comentar Iniciar sesión | Crear Cuenta

Comentarios

Top videos

EVENTOS
10 de octubre de 2017
(12)
Del 15 al 17 de septiembre se celebró en La Rural, Buenos Aires, FIBEGA, la Feria Iberoamericana de Gastronomía, que reunió a los destinos gastronómicos mundiales más relevantes, el II Congreso Iberoamericano de Gastronomía y el Encuentro Iberoamericano de Chefs. Países como Perú, México, Argentina, Uruguay, Brasil, Guatemala o País Vasco mostraron su riqueza y diversidad gastronómica; y representantes de diferentes sectores relacionados con la cocina como los chefs Germán Martitegui, Andoni Luis Aduriz o José del Castillo, ofrecieron showcookings y presentaciones. Un túnel del vino, en el que se ofrecieron catas y degustaciones de los vinos y bebidas más representativas y sorprendentes, y diferentes espacios de degustación y mercado. 3 jornadas de celebración de la cultura gastronómica de Iberoamérica que reunieron a más de 22.000 visitantes.