25 de junio de 2017
  • Gastronomia.com España
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Ecuador
Síguenos en  
Suscríbete a nuestra NewsletterFibega.org

29 de septiembre de 2016
Valoración  55 (5)
Receta de Sangrecita
La sangrecita es un plato típico del Perú que se prepara con sangre de pollo, y aunque pueda sonar extraño, tiene una textura y un sabor delicioso. Además contiene multitud de nutrientes, como hierro, que ayudan a combatir la desnutrición y la anemia. En cien gramos de este alimento podemos obtener 29.5 miligramos de hierro, cantidad que supera ampliamente el requerimiento diario. Este alimento no aporta grasas ni colesterol.

Vamos a mostraros la receta para prepararlo facilmente en casa.
 
Ingredientes:

- 500 gramos de sangre de pollo
- 3 cucharadas de aceite vegetal
- 1 cebolla mediana picada
- 1 cabeza de ajo picada
- 2 ají amarillo fresco picado
- 7 cebollas china
- Orégano
- Hierbabuena y culantro picado
- Sal

Elaboración:

Dejamos reposar la sangre en agua para limpiarla, y cambiamos el agua un par de veces. A continuación la ponemos en una cacerola y la hervimos hasta que quede seca.

Calentamos el aceite en una sartén y freímos la cebolla, el ají y el ajo durante unos 12 minutos. A continuación añadimos la sangre cocida y las especias al gusto. Remover y cuando este listo servir. Recomendamos acompañarlo con papas o o yucas cocidas. También queda delicioso en pan.
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 
Para comentar Iniciar sesión | Crear Cuenta

Comentarios

Top videos

RECETAS
21 de junio de 2017
(0)
En este vídeo del Canal "Muy De Miguel" podéis seguir los pasos para preparar en casa vuestras propias esferificaciones, técnica diseñada por el prestigioso chef Ferran Adriá en los años 90. La esferificación consiste en una técnica de la denominada como "cocina molecular" que tiene el objetivo de concederle al alimento una textura de gel cubierto con una membrana fina que lo envuelve. Al romperse la gelatina en el paladar del comensal se produce una excelente explosión de sabores.